Ría Industrial

Casa Encantada

F. Ciriaco Menchaca, 1901
  • Dirección: Avenida Basagoiti, 20
  • Horario de visita: Sábado, 10:00-20:00 / Domingo, 10:00-19:00
20Personas/grupo
30'Visita
No fotos
Accesible
DNI
Alta demanda
Neguri

Los diferentes acontecimientos que ha vivido esta casa indiana a lo largo de su historia centenaria la han dotado de muchos nombres diferentes. La primera de ellas es Residencia Olózaga y se lo debe a su primer dueño, el señor José Olózaga Gallarreta (Gordexola 1847-Madird 1918). José Olózaga era carpintero y estaba casado con María Eugenia Velázquez y Objío, natural de Santo Domingo (República Dominicana) a quien había conocido en Cuba, país al que había emigrado en su juventud con la esperanza de mejorar su situación personal.

La pareja, 1898, decidió comprar una parcela en la noble calle Basagoiti de Getxo, que por aquel entonces era zona de casas burguesas para construir una residencia de verano. La tarea de diseñar y construir la vivienda se la encomendaron al maestro de obras Francisco Ciriaco Menchaca.

María Eugenia había sido cantante de ópera y por su carácter y forma de vestir resultaba “exótica” para los getxotarras de principios del siglo XX. Con cierta frecuencia, por las noches, cantaba en la terraza de la cubierta de la casa que la condujeron a ser conocida como “casa encantada” o “casa de las brujas”.

La pareja falleció sin descendencia lo que hizo que la propiedad pasara a manos de los hermanos de María Eugenia residentes en America. En 1927 la casa fue comprada por Ramón Orendaín y Sarriegui y María Amann Martínez de las Rivas. Sus herederos, a su vez, vendieron la residencia a Luis Malo de Molina y Soriano y Dolores de la Riva Casanova. En ese momento la propiedad pasó a denominarse “Palacio Malo de Molina”.

1982 la casa paso a ser propiedad del ayuntamiento de Getxo. La casa también fue conocida durante esta época como “Casa Rosada” por el tono que tenían sus fachadas. En 2011 el ayuntamiento convoca un concurso de rehabilitación y reforma del inmueble que lo gana Foraster Arquitectos. En dicha reforma el edificio recuperó su estética original desprendiéndose del tono rosado de sus fachadas. Hoy en día el edificio alberga dependencias municipales.

Agradecimientos: