Ría Comercial

Ermita de Santa Ana

M. de Echániz y Zavalla, 1864
  • Dirección: Calle de Ibaibide, 13
  • Horario de visita: Sábado, 15:00-20:00 / Domingo, Cerrado
15Personas/grupo
20'visita
No fotos
Accesible
DNI
Alta demanda
Las Arenas

La Ermita de Santa Ana es uno de los más antiguos edificios neogóticos de Bizkaia. Ubicada en el barrio getxotarra del mismo nombre, fue fundada por Dña. Francisca Labroche, viuda de Máximo Aguirre. La familia de Máximo Aguirre, atraída por las amplias playas a menos de 15 km de Bilbao y la moda de los baños de mar entre los grupos burgueses, adquirió la vega de Lamiako en 1856 con el fin de crear una nueva ciudad de veraneo.  En estos terrenos situados entre los ríos Gobela y Udondo, llevaron a cabo un proceso de consolidación, saneamiento y adecuación que facilitaran la creación de una nueva zona residencial. Tras la muerte de Máximo Aguirre, fueron sus hijos y su mujer quienes continuaron con el proyecto. En 1860 ya estaba planteado el primer plan de desarrollo de la nueva urbanización, correspondiente al actual barrio de Santa Ana y presentaba un trazado ortogonal de manzanas de 60x120metros con una plaza circular en el centro. Es en esta plaza donde, promovida por Dña. Francisca con la intención de dotar de un servicio religioso a la nueva urbanización, se construyó la Ermita de Santa Ana. La ermita se cree fue diseñada por Pedro Belaunzaran y construida bajo la dirección de Modesto de Echániz y Zavalla en 1864. De concepción muy sencilla, tiene una única nave de planta rectangular de 8,6 x 14,2 metros. Construida en piedra y sillar en la fachada principal, tiene una cubierta a dos aguas de pizarra rematada por una campana y una cruz de hierro. Los motivos decorativos se concentran en la facha principal de estilo neogótico: un gran arco apuntado como puerta de acceso sobre la que se sitúa un rosetón circular. Los arcos laterales son ciegos y todos ellos presentan cenefas con motivos vegetales geometrizados. El interior, también de un estilo muy sencillo y sobrio, cuenta con una imagen de la patrona, Santa Ana, adquirida por Francisca Labroche en Paris.

Agradecimientos: